Madre de día: I Jornadas de Educación Loco Matrifoco, domingo 20 enero 2013

Hola familias!
Aquí tenéis la información sobre MADRE DE DÍA que nos facilitó Patricia Granados en las Jornadas de Educación, el domingo por la mañana. 
Esperamos que os guste!

MADRE DE DÍA: MI EXPERIENCIA, por Patricia Granados Cortina
Es una profesión regulada y subvencionada a nivel estatal, en muchos países del norte de Europa. En Reino Unido están censadas como tales unas 80000 Madres de día. En España existen experiencias en muchas comunidades, estando reguladas sólo en Navarra a través de una ley foral.
Desde el reconocimiento actual de la necesidad de los niños en su etapa de más tierna ( de cero a tres años) de la atención materna , cercana y cálida y tras la incorporación de la mujer a una vida laboral, donde no se tiene en cuenta este hecho, se ha buscado una alternativa a la institucionalización de los pequeños.
Una Madre de Día, es una educadora que ofrece un hogar (el suyo propio debidamente acondicionado), un ritmo adaptado al niño y una calidez y cercanía en la relación que permite la creación de un vínculo muy estrecho entre ambos.
EL período de adaptación se puede llegar a realizar en hasta dos semanas. En él participa la familia que permanece dentro de la casa hasta que el niño o la niña ya muestra síntomas de poder quedarse de manera natural y relajada. Esto no implica que no habrá lágrimas… pero si las hay serán acompañadas con un respeto y una escucha que reforzará el vínculo aún más al ser permitida su expresión.
La comunicación con la familia es continua y bidireccional. De tal manera que la educadora siempre está al corriente de las situaciones vividas por el pequeño (sueño, enfermedad, estado de ánimo…) y la familia está al corriente de las situaciones vividas en el día a día cuando se separa de ella.
Se trabaja con un grupo reducido. Un máximo de 3 ó 4 niños o niñas, dependiendo de sus edades y de las características de la vivienda. Esto nos permite una atención mucho más personalizada, pudiendo ofrecer individualmente las atenciones que requiere cada uno dependiendo de las costumbres en sus casas, su estado emocional, etc. Por ejemplo, no se duerme igual un niño acostumbrado a hacerlo tomando el pecho que otro que lleva tiempo durmiendo sólo en su cunita.
Tras haber trabajado en espacios públicos y privados he podido comprobar que el trabajo de las educadoras se ve muy limitado debido principalmente a las ratios descompensadas (exceso de número de niños por adulto), a los tiempos (al ser tantos han de ir todos al mismo), y según en qué centros (normalmente privados) el seguir a las editoriales los imbuye demasiado pronto en el mundo de las fichas. Y quiero recalcar que todo ésto no impide que haya muy buenas profesionales trabajando en estas duras condiciones, dando el 200% para apoyar a los niños en su día a día.
Sin embargo, quise probar la experiencia como Madre de Día y el curso pasado me lancé a ello. La experiencia fue no sólo enriquecedora, sino que me produjo una gran satisfacción personal pero me obligó a replantearme muy mucho mi modus operandi y el trabajo personal a nivel interno fue duro.
Aunque bebí de fuentes como Emmi Pikler, Rebeca y Mauricio Wild, La educación creadora a través de Miguel de Castro y Vega, Inés Gámez de la As. DeMadres de Día Waldorf  y un sinfín de bibliografía: Carlos González, Alice Miller, Michel Odent, Laura Gutman, Aletha Solter ,Yolanda González… y tenía las ideas claras, la práctica me llevó a situaciones que te dejan fuera de las teorías.
Las realidades planteadas en cada instante por los pequeños con los que trabajé y conviví, me mostraron que entre la teoría y la práctica hay un mundo. Entre medias están tus automatismos y reacciones. Todo ello ha de ser tenido en cuenta para que tu acción sea la que tú quieres y no la pura reacción de lo “aprehendido celularmente “ cuando eras pequeña.
Sin embargo, cuando cambias el ritmo, escuchas y sientes las necesidades y los intereses de los pequeños, porque tu organización, la ratio y el tiempo te lo permiten… todo cambia. Y llega un momento en el que vives un fluir y un disfrute desconocido. Y te muestran ellos mismos, aspectos de la vida que antes eras incapaz de percibir. Pues no dejan de ser maestros y a la vez espejos donde mirarnos.
Aprovecho para agradecer a estas familias el haber podido vivir esta experiencia al confiarme sus más grandes tesoros: sus hijos. Y todas sus aportaciones durante tantas reuniones y momentos en los que también aprendí de ellos (cada familia es un mundo diferente y siempre aporta algo nuevo).
Animo a quien sienta una necesidad de hacer las cosas “de otra manera” a probar esta experiencia. Y animo a las familias a comprobar por ellas mismas todo aquello que les resuene, sin creerse nada porque sí. Pues cada una sabe qué es lo mejor para ella y cada una vive condiciones y situaciones diferentes.
Para quienes quieran contactar conmigo aquí tenéis mi dirección de correo. Estaré encantada de ayudaros en lo que esté en mi mano. patgc.555@gmail.com
Os dejo unos links para quienes quieran abrir puertas y mirar.
Madres de día
Emmy Pikler y el Instittuto Loczy:
Diraya: Talleres de expresión y educación creadora
  • http://www.dirayaexpresion.es/: En el apartado documentos, hay escritos y vídeos que merecen la pena ser vistos. La coherencia es abrumadora y se acompaña de buen sentido del humor.
El Pesta :Rebeca y Mauricio Wild
(Patricia Granados Cortina)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *